Gastrectomía Vertical o Tubuar por Vía Laparoscópica

Es un procedimiento quirúrgico que consiste en extraer aproximadamente el 80% del volumen del estómago, dejándose un estómago en forma de tubo que representa aproximadamente unos 60-80 cc de capacidad. La pérdida de peso se consigue por la reducción tan importante que se realiza en el volumen del estómago, así que se considera una cirugía restrictiva.

tratar la obesidad

​​La gastrectomía vertical actúa de dos formas en la pérdida de peso:

  • Primero, tiene un efecto endocrinológico debido a la eliminación de la parte alta del estómago (fundus gástrico), donde se produce laghrelina; una hormona que interviene en la generación del apetito. De esta forma disminuye el apetito.
  • Segundo, al reducir el tamaño del estómago se consigue una sensación de saciedad con mucho menos alimento y se produce la consiguiente pérdida de peso.​


Ventajas de la Gastrectomía con respecto a otras Técnicas Quirúrgicas

  • Procedimiento restrictivo puro que se realiza con material del propio paciente. Ausencia de cuerpos extraños (como en la banda gástrica).
  • Técnica menos compleja y con menor número de complicaciones descritas que otras técnicas quirúrgicas.
  • Mantiene el paso fisiológico del alimento.
  • No produce trastornos malabsortivos por lo que no precisa control para la corrección y administración de suplementos alimenticios
  • Efecto metabólico demostrado, mejorando la diabetes Mellitus, HTA, dislipemias,…
  • Extracción de la pieza gástrica (no queda “abandonada” como en el bypass).
  • Indicada también en:
    • pacientes con IMC 30-35 con comorbilidades
    • Adolescentes y >65 años



tratamiento quirúrgico de la obesidad  


Por lo general, la pérdida de peso se produce de forma más lenta y regular que con técnicas de derivación gástrica ( bypass gástrico,..), pero su efecto se mantiene con una pérdida del 60-70% del exceso de peso, siendo una de las técnicas de cirugía bariátrica más utilizada en diversos países. Hoy en día disponemos de estudios científicos a medio y largo plazo (5-8 años) que demuestran su efectividad en la mayoría de los pacientes así como la mejoría de algunas enfermedades asociadas a la obesidad como la diabetes tipo 2, artritis, hipertensión arterial, apnea obstructiva del sueño y colesterol alto.


No obstante, no es una “solución rápida” para la obesidad. Tras la operación es fundamental cambiar su estilo de vida haciendo dieta y ejercicio. Nosotros le ayudaremos a conseguirlo con consejo médico y dietético.​


To Top