Resonancia de Abdomen

La resonancia de abdomen permite visualizar el contenido y estructura del tejido que compone alguna de las vísceras sólidas abdominales.

¿Para qué se emplea la resonancia de abdomen?

El objetivo de la RESONANCIA DE ABDOMEN es visualizar el contenido y estructura del tejido que compone alguna de las vísceras sólidas abdominales, ya sea HÍGADO, VESÍCULA, VIA BILIAR, PÁNCREAS, BAZO o RIÑONES y poder determinar si presentan alguna malformación, zonas de inflamación, quistes, tumoraciones (ya sean benignas o malignas), abscesos…


¿Qué ventajas aporta la Resonancia Abdominal frente a las pruebas convencionales?

Como prueba de diagnóstico, la principal diferencia con las pruebas convencionales (TAC y ecografía) es que nos posibilita valorar no solo la forma de las distintas partes del órgano a estudiar, si no también el grado de infiltración de los diferentes tejidos que lo componen por procesos anómalos (tumores, inflamaciones, abscesos…

No debemos dejar de mencionar que también resulta altamente eficaz para el estudio de lesiones de muy pequeño tamaño, lo cual resulta difícilmente valorable por otros métodos.

Por otra parte, destacar que no emplea rayos X, evitando los riesgos de la radiación ionizante.

Destacar que a diferencia de otras técnicas, la resonancia de abdomen debe ir dirigida hacia un órgano concreto, no siendo adecuado valorar en conjunto distintas vísceras sólidas por su diferente comportamiento y la necesidad de un tratamiento específico para cada una de ellas a la hora de obtener las imágenes.


¿Para quién es apropiada esta prueba?

En general para todas las personas a las que su médico considere oportuno solicitársela y en especial para aquellas en las que exista sospecha de enfermedad tumoral, cuando los otros métodos no sean suficientes o definitivos, o incluso como método de valoración en el caso de factores personales de riesgo.


¿Qué aparato se utiliza en la Resonancia de Abdomen?

Se emplea un equipo de RESONANCIA MAGNÉTICA DE ALTO CAMPO,  que básicamente consiste en la combinación de un emisor de ondas de radiofrecuencia hacia la persona a estudiar mientras esta permanece tumbado sobre un soporte en el interior de un imán superconductor o Gantry (orificio de la RM de unos 70 cm de diámetro por 100 de profundidad, “como un gran tubo”).

De este modo, al atravesar los tejidos las ondas de radiofrecuencia interactúan con la propia materia del individuo y se produce un intercambio de energía que es recogido por la antena que envuelve al paciente y que posteriormente mediante una computadora de gran capacidad serán interpretadas para formar las imágenes como si fueran finísimas lonchas en los distintos planos del espacio.


¿Necesita alguna preparación o cuidado especial?

Tan solo ayuno de al menos 6 horas.

Debemos destacar que no se podrán someter a esta prueba aquellas personas que porten marcapasos o dispositivos internos de estimulación.

Quienes tengan en su cuerpo implantes, prótesis, materiales de osteosíntesis, válvulas artificiales u otros dispositivos quirúrgicos deberán consultarnos antes la conveniencia o no de someterse a este tipo de técnica.

También pueden presentar problemas algunos tatuajes (riesgo de quemaduras) según el tipo de tintes empleados y no se permiten pendientes, piercins ni cualquier otro tipo de accesorios corporales.


¿En qué consiste la Resonancia Abdominal?

La persona a la que se va explorar deberá permanecer muy quieto dentro del Gantry de la RM y mantener la respiración durante unos pocos segundos en el momento que se lo indique el personal técnico para evitar el movimiento del abdomen y de este modo asegurar una buena definición de la imagen.

En ocasiones, y dependiendo del criterio de los radiólogos en base a las imágenes que vayan observando durante la prueba, es necesario administrar por vía intravenosa un contraste para una mejor definición de alguna zona de especial interés.


¿Qué es el contraste intravenoso?

Es un líquido que contiene gadolinio y que al mezclarse con la sangre nos permite diferenciar de modo más preciso alguna zona anatómica de especial interés para el radiólogo o incluso determinar de modo más concreto si existen áreas de infiltración inflamatoria o tumoral.

Se elimina por la orina y salvo en el caso de personas con insuficiencia renal o alérgicas no requiere especial atención.


¿Cuánto dura la prueba?

Teniendo en cuenta el tiempo necesario para la explicación que nuestro personal le dará en la propia sala, la aclaración de las dudas que puedan surgir, la colocación de la antena, la preparación del equipo y demás necesidades técnicas su duración suele oscilar entre los 30 minutos y una hora.


¿Duele?

La prueba en sí en absoluto. No obstante debemos tener en cuenta que por su duración y la necesidad de permanecer quieto puede resultar un tanto incómoda.

Lo único que le puede molestar algo es la colocación de la vía venosa para la administración del contraste, más o menos como cuando le toman una muestra de sangre para un análisis.

La RM se caracteriza por producir ruido, en algunos momentos bastante intenso, pese a que se le proporcionarán protectores para sus oídos.

Una vez concluida la exploración usted podrá retomar su vida normal sin ningún tipo atención especial.


¿Y los resultados?

Los datos que se obtienen deberán ser procesados para crear las imágenes en 2 y 3 dimensiones que los radiólogos tendrán que estudiar con detenimiento para posteriormente emitir el informe escrito que le será entregado, junto con un CD en el que se incluyen las distintas recreaciones virtuales del órgano en estudio con las medidas de interés y reseñando aquellas zonas donde se encuentre la patología.

Con ese informe deberá acudir a su médico, que será quién valore la necesidad de instaurar o no algún tipo de tratamiento o medida correctora según sus circunstancias particulares.​

To Top